El Certamen de Creación Gráfica y el grabado como medio de expresión

El Certamen de Creación Gráfica, convocado anualmente por el Consello Social de la Universidade da Coruña en colaboración con la Fundación Centro Internacional de la Estampa Contemporánea, pretende contribuir a la proyección de la actividad artística en Galicia. La obra seleccionada en 2015, que el Consello Social emplea como felicitación navideña institucional, forma parte de una edición exclusiva realizada y estampada por la artista María Arce (Burgos, 1988) que lleva por título “Facultade de Ciencias do Deporte e a Educación Física da Universidade da Coruña, Bastiagueiro, Oleiros”.

Con el objetivo de estimular la creatividad de los jóvenes con especiales aptitudes en el ámbito del arte gráfico, el Certamen contribuye a una formación de artistas que, en palabras del director de la Fundación CIEC, Pedro Galilea, fomenta “la conservación y aprecio del grabado”. Mediante la enseñanza de las técnicas para su posterior dominio, explica, aquél se convierte “en un aliado de los jóvenes artistas y un medio más de expresión”.

A través del Certamen de Creación Gráfica, el Consello Social de la UDC y la Fundación CIEC pretenden contribuir al fomento y a la proyección de la actividad artística en Galicia,

¿cuál es la importancia que tiene la colaboración de la Universidad con otras instituciones en el fomento del arte?

En la Fundación CIEC supone un claro apoyo a los artistas en formación, ya que el apoyo se traduce en una edición que hace que los artistas se enfrenten al reto de realizar un trabajo profesional tras la elección de su propuesta.

Entre los objetivos del proyecto, figura el de estimular la creatividad de los jóvenes que destaquen por demostrar especiales aptitudes en el ámbito del arte gráfico. ¿Cuál suele ser el perfil de los participantes?

La Fundación CIEC es un centro internacional, por lo que siempre hay alumnos extranjeros (mayoritariamente franceses e italianos), lo que contribuye a la variedad. En general, se trata de artistas de diferentes lugares que tras terminar en las facultades de Bellas Artes o Escuelas de Arte deciden seguir formándose, en nuestro caso en el campo de la Gráfica, aunque muchos de ellos ya tengan tras de sí un importante bagaje pese a su juventud.

¿Se encuentra la formación de jóvenes artistas entre los retos de cara a conservar la tradición del grabado en Galicia?

Por supuesto, no hay nada mejor que la formación para contribuir a la conservación y aprecio de algo, en este caso el grabado. Mediante la enseñanza de las técnicas para su posterior dominio, hacemos que el grabado se conforme como un aliado suyo, un medio más de expresión. De esa forma, con el trabajo diario, lo actualizan a la vez que lo hacen suyo.

¿Qué papel ha venido desempeñando la Fundación CIEC en la formación de jóvenes artistas?

Tenemos que decir que la actividad de la Fundación CIEC se retrotrae a 1997, fecha de su puesta en marcha, pero será a partir de 2003, con la creación del Máster de Obra Gráfica, cuando se dé un gran paso cuantitativo y cualitativo. En este sentido, hay que señalar que el máster se organiza en módulos de dos meses por los que pasan unos 15 alumnos bajo el atento seguimiento de tres o cuatro profesores. Ello permite una enseñanza muy personalizada, adaptándose a la personalidad y proyectos de cada alumno. Muchos de nuestros alumnos han sido reconocidos después por premios y becas, lo que les ha permitido entrar de lleno en el campo profesional y protagonizar importantes exposiciones.

¿Cómo nace este certamen?

Como en muchas otras cosas, tras conversaciones, al principio informales, que van tomando cuerpo por el interés de ambas instituciones; y con un objetivo claro, el estímulo de los artistas en formación. Debo mencionar la figura de Antonio Abril Abadín [presidente del Consello Social de la UDC], que ha sido el verdadero motor del certamen, gracias a su aprecio por el arte en general y la estampa en particular, siempre ha mantenido una actitud dialogante y positiva para que el Certamen tomara cuerpo.

¿Cuál es la importancia histórica del grabado en Galicia?

Hay que decir que el grabado es una de las manifestaciones artísticas más antiguas, el cual ha ido evolucionando a medida de las necesidades y capacidades técnicas desarrolladas por el hombre. En Galicia, siempre ha estado muy presente, ya que tanto los artistas antiguos como contemporáneos se han servido del mismo para llegar a un mayor público, caso paradigmático es Luis Seoane. Prueba del peso que el grabado tuvo y tiene en Galicia es que actualmente hay tres grandes premios internacionales que llevan el nombre de grandes artistas del grabado: El Premio Internacional Prieto Nespereira, de Ourense; La Bienal Internacional del grabado Máximo Ramos, de Ferrol; y el Premio Internacional de Arte Gráfico Jesús Núñez, que organiza anualmente la Diputación de A Coruña.

¿Y el origen e historia de la Fundación que dirige?

La Fundación se crea en 1997 gracias la iniciativa del artista Jesús Núñez. El objetivo es el apoyo y difusión del grabado y de sus autores. Para ello, el propio Jesús Núñez cede su casa, bella construcción de 1923 obra modernista del arquitecto González Villar, enclavada en pleno casco histórico de Betanzos, donde se instalan los talleres y la importante colección de obra gráfica contemporánea. Se trata de un espacio de encuentro, donde compartir saberes y experiencias, al cual acuden artistas de todo el mundo. Gracias al apoyo de la Diputación de A Coruña y otros patrocinios privados podemos desarrollar nuestra actividad a lo largo del año, dirigida tanto a los artistas, proporcionándoles formación, como al público en general a través de talleres, exposiciones, conferencias y conciertos; contribuyendo con ello a la vida cultural del entorno, pero a la vez con una amplia proyección internacional a través de los artistas de muy diversos orígenes.