Medio centenar de mujeres con discapacidad inician su formación para acceder a puestos tecnológicos

El Programa RADIA es una iniciativa impulsada por Fundación ONCE, la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas y Fundación CEOE, cuyo objetivo es favorecer la inclusión de personas con discapacidad en entornos de trabajo digital.

Un total de 50 mujeres con discapacidad han iniciado hoy su formación para acceder a puestos tecnológicos gracias al Programa Radia, una iniciativa impulsada por Fundación ONCE, la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas (CCS) y Fundación CEOE, cuyo objetivo es favorecer la inclusión de personas con discapacidad en entornos de trabajo digital.

La presidenta de la Fundación CEOE, Fátima Báñez; el presidente del Consello Social de la Universidade da Coruña y de la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas, Antonio Abril Abadín, y el director general de Fundación ONCE, José Luis Martínez Donoso, fueron los encargados de presentar este programa.

Según explicaron, se trata de ofrecer oportunidades de empleo a las mujeres con discapacidad, que constituyen el grupo que menos opciones tiene de desarrollo profesional en los ámbitos tecnológicos.

En su intervención, Fátima Báñez subrayó que “el mayor activo estratégico que tienen las empresas y también España son las personas, y ese talento, en su rica diversidad e independientemente de sus capacidades, lo necesitamos para contar con empresas más competitivas y una sociedad mejor para todos”.

Por su parte, Abril Abadín recalcó que «ser capaces, en una circunstancia como la que vivimos, de poner en marcha este Programa supone la confirmación del compromiso de todos con el impulso de la diversidad y de la igualdad de oportunidades en nuestra sociedad”. Añadió que las 50 elegidas tienen el reto de cimentar la necesaria apuesta por las áreas de conocimiento STEM. “Tenemos el talento y contamos con la capacidad de formación en nuestras universidades. Solo falta mostrar, en las etapas educativas previas, las enormes posibilidades de las ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas tanto para los hombres como para las mujeres”.

Finalmente, Martínez Donoso recordó que, según todos los análisis, el 90% de los empleos requerirán de competencias digitales en el futuro y que, al mismo tiempo, existe una brecha de género en relación al acceso y uso de la tecnología. Por eso, continuó, “y sabiendo que en el caso de nuestro colectivo la brecha es aún mayor, hemos diseñado un proyecto de formación tecnológica muy potente para universitarias con discapacidad, con el que queremos que hagáis una inmersión profunda sobre las tecnologías digitales, imprescindibles hoy para empleos técnicos y cualificados”.

“Nosotros como nadie”, concluyó el director general de Fundación ONCE, “sabemos que el talento no está reñido con la discapacidad y que podemos llegar a los máximos niveles de formación y de liderazgo y desarrollo profesional si nos lo proponemos”.